Primer día en el lago Como

Italia Norte • 2 de septiembre de 2008

Hoy empezamos el día en Madrid y ahora estamos en el lago Como. Buen cambio.

Cogimos el avión por la mañana a las 9.30 y llegamos al aeropuerto de Milán - Malpensa sin ningún problema. Fuimos a por el coche y nos dieron un Lancia Ypsilon. Es realmente pequeño, las dos maletas juntas no caben en el maletero.

¡El huevo!

Tardamos un poco más de la cuenta en llegar al hotel, simplemente no nos creíamos por donde se iba. Pero cuando nos lo creímos, llegamos. El Hotel Vista Lago está en Brunate, que es un pueblo literalmente encima de Como. Tan es así que para bajar a Como, lo hicimos en funicular (funicolare).

Comimos en el McDonald’s de Como, ciudad que da nombre al lago. La ciudad de Como está bien, pero tampoco impresiona. Por eso después de comer fuimos al puerto y nos metimos en un barco. El barco aquí funciona como una especie de bus de línea; se compra un bono y te montas en un barco tantas veces como quieras y vas bajando en los pueblos correspondientes.

Visitamos: Cernobbio, un pueblo con distinción; Moltrasio, donde conocimos al gato Moltrasio; y Torno, un pueblo muy pequeño y bonito.

Cernobbio, como dice la guía, es un sitio con distinción. Y se nota. Es un sitio con grandes villas, algunas de las famosas casas del lago Como están aquí. Queríamos ver Villa d’Este, pero no le echamos la suficiente jeta. En su lugar exploramos Il Giardino della Valle, un jardín muy frondoso no apto para pasear pero muy bonito.

Después fuimos a Moltrasio, que no tiene nada destacable más allá de que es un pueblo bonito en el lago Como, que no es poco. Lo más divertido fue que nos encontramos un gato al que bautizamos como Moltrasio y nos dedicamos a perseguirlo.

Moltrasio

Y el último pueblo que vimos antes de volver a Como fue Torno. Un pueblo muy pequeño todo con casas de piedra, muy bonito.

Pulgarcita

Para cenar fuimos a Como, donde cenamos al lado de la catedral en una terraza muy animada.

¡Mañana más!