Venecia y viaje a Ferrara

Italia Norte • 9 de septiembre de 2008

Hoy ha sido un día largo, dedicado básicamente a Venecia.

Cogimos todas las cosas e hicimos las maletas por la mañana porque ahora estamos en Ferrara, una ciudad sorprendentemente bonita y llena de bicicletas. Pero eso luego.

Por la mañana fuimos a Mestre, donde cogimos el tren para ir a Venecia. Me causó mucha mejor impresión de la que me causó cuando estuve aquí la primera vez de viaje de estudios. Estuvimos paseando por Venezia, viendo el gran canal, la plaza San Marcos con un montón de turistas más y fuimos a comer a un restaurante al lado del puente Rialto, que no fue especialmente caro.

Gran canal de Venecia
Ceci probándose una de las famosas máscaras venecianas.
Catedral y plaza de San Marcos, Venecia.

Después de comer, seguimos paseando un poco por Venezia, por la calle Ca D’oro, que me gustó mucho. Es una calle ancha por la que realmente se puede andar. Había una fábrica de máscaras artesanales donde, entre otras cosas, hicieron las máscaras de la película Eyes Wide Shut (según la guía).

Pero realmente no queríamos estar en Venezia sino visitar alguna de las islas de al lado. Así que cogimos la línea circolare del vaporetto y nos fuimos a Murano, un pueblecito de pescadores. Pero antes de ir nos pasó una cosa: cogimos el vaporetto en sentido contrario, pero no nos bajamos porque era el circolare… ¡error! Eso nos pasa por no mirar el mapa.

Como decía, Murano es un pueblo de pescadores en el que las fachadas de las casas son todas de colores. La autoridad local obliga a sus dueños a repintar las fachadas cada año para que siga siendo una atracción turística. Y la verdad es que lo es. Es muy bonito. Muy pequeño, así que no da para mucho tiempo, pero muy bonito. Me alegro de haber ido.

Ceci en Murano
Casas de colores!

Después de ver Murano, emprendimos viaje hacia el coche y del coche a Ferrara. Nos costó encontrar el hotel, pero dando tantas vueltas con el coche vimos que es una ciudad bonita así que salimos a dar una vuelta.

Hemos descubierto dos cosas de Ferrara: tiene un casco histórico sorprendentemente bonito y está llena de ¡bicicletas! También tiene un McDonald’s perfectamente integrado en la arquitectura de la ciudad. Nos sorprendió.

Las bicicletas son para el verano

Mañana por la mañana daremos un paseo por aquí.