Ya estamos volviendo a casa, mañana nos vamos. Hoy nos hemos levantado en Ferrara, hemos comido en Bolonia y hemos cenado en Milán. Básicamente ha sido un día de viaje, no hay mucho que contar.

Aquí está el castillo de Ferrara, que tanto nos impresionó ayer por la noche.

Castillo de Ferrara

Después, en Bolonia no nos dio tiempo a hacer mucho. Bolonia es una ciudad de estudiantes y en ese sentido tienen muchos bares y sitios baratos donde comer, así que bien.

Bolonia

Luego comimos una pizza extraña: tenía un huevo.

Pizza con huevo

Otra cosas que me llamó la atención de Venezia es que en vez de tranvías o autobuses tiene trolebuses. Había oído hablar de ellos pero nunca los había visto.

Y por la tarde fuimos a Milán. Hay muchísimo tráfico y estamos hospedados en un hotel muy céntrico pero muy cutre. Aunque llegamos un poco tarde, nos ha dado tiempo a ver la Galleria Vittorio Emanuele II, un centro comercial famoso en el mundo entero.

Milán no es tan bonita como otras ciudades italianas (sin ser fea), pero es una gran ciudad.