Turismo por Berlín

Berlín • 17 de febrero de 2012

¡Hace un frío que pela! Ni con mi ropa belga me siento lo suficientemente abrigada. Por la mañana hemos ido a la Puerta de Brandenburgo donde comenzaba nuestro tour guiado por la ciudad. Yo ya lo había hecho hace unos años con mis padres y la verdad que me había gustado un montón porque es muy ameno, se aprende mucho y visitas muchos lugares en poco tiempo ¿Qué más se puede pedir?

Berlin free walking tour, Prague free walking tour… los hay por toda la Europa “oeste” y pertenecen a la misma compañía, Sandemans (a diferencia de los de Europa del este, donde sí, hay free tours, pero en cada ciudad es una empresa distinta). El concepto es sencillo, tú recibes el tour y al final pagas al guía lo que consideres apropiado por su explicación. De la misma forma que puedo decir que el de Praga no es muy allá, el guión que tienen escrito para el de Berlín es muy bueno.

Se visitan a pie los siguientes lugares durante unas 3 horas (con una breve parada para tomar un café o algo calentito si estás en pleno invierno o un helado en verano):

  • Pariser Platz
  • Puerta de Bandenburgo
Puerta de Brandenburgo
  • Memorial conmemorativo a los Judíos Asesinados de Europa
  • Historia del Búnker de Hitler
  • Luftwaffe HQ
  • El Muro de Berlin
  • Ex Cuarteles de la SS
  • Checkpoint Charlie
  • El Mercado de los Gendarmes (Gendarmenmarkt)
  • Torre de TV

Acabado el tour, malcomimos en una cafetería. La tarde la pasamos paseando por la zona de museos y, por supuesto, visitando el museo Pergamo. Estuvimos por ejemplo en el Lustgarten, un jardín desde el que se puede contemplar la catedral de Berlín o el Altesmuseum.

En el Lustgarten

Claudio se dio cuenta de que ya hemos estado en Pérgamo en Turquía… pero casi todo lo que hay que ver de Pérgamo está en este museo. Impresionante.

Escaleras del museo Pérgamo

Y como habíamos malcomido, y aprovechando que estaba muy cerca del apartamento, fuimos a cenar al que dicen que es el restaurante más antiguo del mundo: Zur Letzten Instanz. No es para nada caro y lo que se puede comer es comida tradicional alemana; de hecho lo que cenamos fue el menú degustación.

Zur Letzten Instanz

Mañana más.