Semana hospitalaria a tiempo completo

Bolivia • 24 de marzo de 2013

Esta semana laborable ha sido bastante parecida a nivel de rutina así que se puede resumir en un post: 5 horas en el hospital por la mañana y 5 por la tarde. Soy la reina y señora de emergencias como dicen las enfermeras. Ya me encuentro en mi salsa, tengo mis pacientes, me dejan realizar a mí la mayoría de los procedimientos manuales… Además he estado muy bien acompañada, cada día ha venido conmigo a emergencias una de las chicas médicas, que se iban rotando entre comedores donde hacían revisiones a los niños y el hospital.

Estoy aprendiendo muchísimo y viendo infinidad de patologías que no sé si volveré a ver alguna vez en mi vida: dengue, chagas, tungiasis, puchichis… Además el servicio es encantador y me explican cómo realizar la mayoría de procedimientos manuales que en la facultad sólo se estudian pero no se practican: desbridar una quemadura, limpiar un pie diabético, tipos de sutura en función de la parte del cuerpo, extracción de gusanos…

Me gustaría que los pacientes que yo trato no tuviesen que pagar ficha de consulta, a ver si para mi próxima estancia boliviana se puede organizar de forma que sólo paguen los materiales que uso.

Un grupo de enfermeras y médicos me han invitado a que los acompañe la semana que viene a uno de los barrios más pobres del Plan para revisar a los pacientes que no pueden ni pagarse la ficha, así que estoy muy contenta con ese plan.

Hay que tener mucho estómago, mucha cabeza fría y mucho de todo para digerir los dramas del hospital. Cada día llega alguien con una sentencia de muerte evitable. Gente que consulta tarde porque no se puede pagar la consulta, gente que consulta tarde por ignorancia, gente que consulta tarde porque primero va al curandero, gente que consulta tarde porque vive en el campo y tiene que llegar a la ciudad… y así. Aquí todos consultan tarde.

Esta semana llegó un niño con una mano infectada que estaba tan inflamada que parecía que le iba a reventar. Si ya duele una uña encarnada no quiero ni imaginarme lo que debía de doler aquello. Lo tenía desde el sábado anterior pero su padre no lo trajo al hospital hasta el viernes porque el niño trabaja en el campo y tenía que plantar patatas toda la semana, así que se pasó una semana con esa mano. Tuvimos que hacer serios esfuerzos para no llorar nosotros con él porque ver a un niño tan curtido de trabajar duro, llorar así… Drenamos muchísimo pus y le dijimos que se comprara un antibiótico pero no tenía dinero, así que le pedimos que esperase para ver si encontrábamos nosotros muestras de algún laboratorio. Cuando por fin encontramos la muestra y salimos, el niño ya había desaparecido así que el trabajo de drenar y dolor que le causamos al niño fue para nada.

Una chica con peritonitis se fue a morir a casa porque su madre decía que ella no tenía peritonitis, que era una infección de orina porque ella había tenido los mismos dolores y además la ecografía ponía líquido libre en el peritoneo y no peritonitis, que se la llevaba a casa. Así que nada, sacamos a la chica en silla de ruedas porque no podía ni levantarse del dolor y la mandamos a morir a casa con alta solicitada.

Otra mujer mayor que llega con un estado general pésimo y cuando la vamos a explorar vemos que tiene un cáncer de mama con metástasis hasta en el carnet de identidad. No había consultado antes porque no quería gastarse la plata en el médico, que igual el bulto de la mama remitía solo.

Niña con dengue grave que no ingresa porque no tiene medios para pagárselo y madre terca que no quiere consultar con la trabajadora social o llevarlo a un hospital público.

Niño víctima de accidente de tráfico al que sólo se le pueden cubrir las heridas porque su madre no tiene plata y el causante del accidente no ha aparecido con su seguro.

2013-03-26-17.51.17

Persona apuñalada en la calle a la que no se le puede suturar hasta que llega su familiar que vive en no se dónde porque no ha traído el dinero…

Chica de 16 años que llega con su marido y bebé que no tiene para pagarse la ecografía de su vesícula y no sabes cómo va a pagarse la operación que probablemente necesite.

El hospital es privado y aún así es más barato que los públicos. Los precios son mínimos y son sólo para quedarse con gasto cero. El problema es que muchos de los habitantes del Plan no tienen ni para pagarse esos gastos mínimos.