Llegada a Battambang

Camboya • 15 de febrero de 2014

El viaje ha empezado movidito. De primeras, la chica que nos atendió de Air Europa no quería mandarnos las maletas directamente a Phnom Penh sino que pretendía que las recogiéramos en Amsterdam y volviéramos a facturar allí con Air China (imposible si tenemos en cuenta que teníamos sólo dos horas de escala y Air China requiere un mínimo de hora y media de adelanto en la facturación). Finalmente la chica fue maja y nos facturó las maletas hasta el destino final.

En Amsterdam hicimos una escala breve que aprovechamos para desayunar y después nos encontramos con nuestro siguiente problema: primero no nos querían dar los billetes Cantón-Phnom Penh; después sólo me lo daban a mí y luego a Cris sólo le daban el de Cantón-Phnom Penh pero no el de Amsterdam-Cantón. Parecía que todo estaba solucionado pero resultó que nos habían puesto completamente separadas en el avión; afortunadamente un señor se cambió con Cris dejándole su asiento que por cierto era mucho peor que el que tenía.

El vuelo a Cantón se pasó bien, muy atentos los de South China, que esperábamos que fuese tipo low cost y no nos ofreciera nada. Ahora estamos en Guangzhou, esperando por nuestro vuelo a Phnom Penh... congeladas! En el aeropuerto no hay calefacción y fuera hay 7 grados así que nos hemos puesto una camiseta extra, yo he tenido que ponerme calcetines con las sandalias y Cris acaba de sacar las toallas para taparnos porque ya no podemos más. Esperamos no pillar una neumonía aquí.

Bueno, la aventura ha continuado. Una vez en Phnom Penh, tras sacarnos la visa, pagarla y pasar el control de pasaporte (hay que pasar por tres mostradores distintos, no vale ir al último directamente como intentamos) fuimos a esperar a nuestras maletas que no llegaron.

Reclamamos la pérdida de maletas junto con otros tres chicos que venían de Amsterdam que tampoco las tenían y salimos a esperar al taxista. El señor de las maletas nos ha dicho que igual no nos las mandan a Battambang, esperemos que se solucione.

Tras cinco horas de coche por fin hemos llegado a la Prefectura, de noche. Nos ha recibido Jimena que nos ha llevado a nuestra habitación donde nos esperaban las otras chicas (y Diego). Mañana subiré foto de la habitación y doy descripción de la Prefectura.

Las cosas parece que van mejorando, han llamado del aeropuerto y nuestras maletas llegan mañana. Irá Jimena a buscarlas porque nosotras estaremos de excursión!!!

Hemos aprovechado para ir a cenar dando un paseo, se nota mucho el calor húmedo pero estamos encantadas, se agradece la temperatura veraniega. ¡Se nota que estamos de vacaciones!