Sauce

Camboya • 20 de febrero de 2014

La Prefectura consta de muchos edificios (sí, soy consciente de que no es un número concreto, puede que al final del viaje los haya contado). Los Krou Pet (médicos) dormimos en el cuarto que corresponde habitualmente al Summer Camp, encima del centro de salud, así que como dice Diego, con levantarnos 2 minutos antes, nos vale. La habitación tiene unas 16 camas separadas en dos zonas, chicos (donde está Diego) y chicas (donde estamos las dos Anas, María, Cris y yo). La separación está hecha con un cordel del que cuelgan unas telas y tres armarios. Dentro de la propia habitación tenemos los baño-ducha-letrina. Eso va a ser un poco problemático, la intimidad se ve un poco limitada (no hay aislamiento ni de sonido ni de olores) pero me imagino que nos acostumbraremos. Como consejo nos han dicho que aprovechemos el wc real que hay en el centro de salud y los de los restaurantes.

Sauce está formada por muchísimos proyectos y según vaya descubriendo iré ampliando el post. Por un lado está La Paloma, la residencia donde se quedan unos 30 chicos discapacitados por polio o minas. La casa está a un cuarto de hora en coche desde La Prefectura. Es impresionante lo bien organizado que tienen todo, horarios de ducha, de estudio, de deporte... tienen un huerto donde cultivan verduras para el autoconsumo y aunque no pueden ser autosuficientes, para algo da. Los chicos ahora están muy emocionados por su próxima excursión a Phnom Penh donde van a participar en un campeonato de tenis. Sí, parece una broma pero no lo es. Yo todavía no los he visto, pero las chicas estuvieron el otro día con ellos y han dicho que alucinaríamos si viésemos al pequeño al que le falta una pierna jugando con una muleta o con Monic, que tiene polio y es la estrella del equipo. Según nos dijo, ahora entrena todos los días. En un solar cercano a La Paloma se va a montar ahora una fábrica textil donde van a trabajar unas 200 personas, 50 de ellas discapacitadas. De la misma forma que uno lee made in Bangladesh en las etiquetas, ahora podrá leer made in Camboya gracias a un convenio con Inditex. De momento están enseñando a las chicas a usar las máquinas de coser.

También tenemos el colegio mayor, no para niños discapacitados sino para niños de familias sin recursos, esta vez dentro de La Prefectura. La mayoría vienen de familias ya en seguimiento y de colegios conocidos. Se les exige una buena media escolar y un 6-7 en la universidad. Es una gran oportunidad para ellos porque se les da alojamiento, comida y se les paga los estudios a los que de otra forma no podrían acceder. Aunque no es una regla escrita, sí que suelen quedarse un par de años después de acabar, trabajando en algo relacionado con lo que hayan estudiado y después se les ayuda a buscar trabajo. Serenei y Chan See, nuestras dos enfermeras-traductoras estuvieron en este programa.

En frente de la prefectura, está el equivalente a La Paloma, para niñas discapacitadas, aunque todavía no he entrado, sólo he pasado por delante.

El grupo de Arrupe se encarga de los discapacitados en los pueblos. Valoran sus necesidades e intentan solucionar los problemas en la medida de lo posible repartiendo sillas de ruedas, habilitando las casas para ellos e incluso construyendo las viviendas completas en algunos casos.

Dentro de la Prefectura están también la casa de los curas, la casa de Quique, la casa de los voluntarios, el Centro de Salud con nuestra casa encima, una tienda...

Son muchos los proyectos y no todos dependen de Sauce, algunos son construidos por ellos y luego se comparten con el gobierno, como puede suceder con el paritorio que están construyendo ahora en Tahén junto al centro de salud, que será utilizado por los dos.