Angkor Wat

Camboya • 1 de marzo de 2014

Como el plan de ayer era salir a tope y encima nos habían dicho que un día entero en Angkor iba a acabar con nosotros contratamos a los tuktuk, para que nos recogieran a las 9:30 en el hotel y llegar a las 10 a la entrada de Angkor donde habíamos quedado con Jaime Jimmy, nuestro guía. Previamente salimos a comprar al supermercado fruta y bocadillos para no pagar la clavada que te meten en Angkor por todo.

Jaime Jimmy ha sido un guía estupendo y lo recomiendo a todo el mundo (teléfono 0966422002). Contratarlo todo el día sale por 35USD en inglés, 40 en francés, 50 en español y 80 en portugués (el chico habla 7 idiomas, 4 de ellos aprendidos de forma autodidacta con libros y tutoriales) Lo reconocimos fácilmente porque como nos había dicho, se parece mucho a Cantinflas.

Hemos decidido hacer el circuito corto, que nos llevará unas 5-6 horas (en realidad fueron unas 7). Lo más importante es Angkor Wat, Angkor Thom y Ta Prohm. Sobre la historia y usos de cada uno de los templos voy a hacer un post a parte, aquí sólo hablaré del recorrido en sí.

Empezamos la visita por Angkor Wat. Aunque la masificación de turistas hace que uno se sienta "poco especial" sigue siendo digno de ver. Para subir a la Torre del Universo te exigen pantalones largos y hombros cubiertos (no vale taparlos con el Kromá, nosotros tuvimos que ir rotando una camisa que llevaba Inés por encima de su camiseta).

Al acabar hicimos una breve parada para comernos los bocadillos y seguimos a Angkor Rhom, toda una ciudad fortificada con varios templos, a unos 2 km de la puerta de Angkor Wat. Allí visitamos El Bayón (el bosque de cabezas y 54 torres), el Baphuon y la terraza de los elefantes.

Finalmente acabamos con Ta Prohm, el famoso templo abandonado a la selva que sirvió de escenario en Tomb Raider.

Acabamos la visita agotados todos, el calor la hace muy dura. No sé cuántas botellas de agua nos habremos bebido, pero muchas muchas muchas y unas pocas más, seguro.

Decidimos retirar a tiempo, darnos una ducha y salir al mercado a hace algunas compras. Para cenar nos reunimos con unas amigas de Ana Pi, que están haciendo un tour del Sudeste asiático. El sitio nada recomendable, era una barbacoa camboyano coreana de una calidad pésima. Nos tomamos un helado en una heladería de Pub Street que sí que recomiendo (caros, pero buenísimos) y nos acercamos dando un aseo hasta el Night Art Market (tampoco merece la pena).

Mañana nos levantamos a ver el amanecer en Angkor Wat a las 4:30, deseadnos suerte.

Tal y como he escrito hoy a lo código morse no se aprecia algo que voy a remarcar ahora: los templos son UNA PASADA y se los recomiendo a todo aquel que pueda visitarlos. Imponentes se queda corto.

mapping: locations: - latitude: 13.4124693 longitude: 103.8669857