Fin de Koh Rong y vuelta a Phnom Penh

Camboya • 16 de marzo de 2014

María, Diego y yo aprovechamos la mañana para ir a 4k Beach. El paseo fue corto, una media hora más o menos siguiendo la orilla del mar. Aunque hay que meterse un poco entre los árboles, no es especialmente selvático el camino y se puede hacer cómodamente. Las playas de este lado de la isla son distintas. Tienen más vegetación.

4K beach es una pasada. Según llegas a ella se ve un brazo de agua de mar meterse hacia el centro de la isla (se cruza bien, cubre por la rodilla más o menos) y una vez que lo pasas llegas a una playa paradisíaca, de arena blanca, agua cristalina, más vegetación que Long Beach y lo mejor, sin nadie allí (salvo un francés en bolas haciendo yoga que nos recordaba a Spike el de Notting Hill, un montón de gallos y gallinas y una única casa de camboyanos).

Tras los reglamentarios chapuzones volvimos al hotel a coger las cosas y al ferry, de vuelta a Sihanoukville. Aunque salimos corriendo, no llegamos a tiempo para contratar la primera van que salía de allí porque no había plazas para todos. Al final Ana consiguió regatearnos un taxi para ir a Phnom Penh por 50USD en el momento. Aunque el hombre no hablaba mucho inglés, nos comunicamos con él para que nos llevase hasta la iglesia de Keah para recoger nuestro equipaje y de ahí a el Fairyland, el hotel que nos habían aconsejado en la Prefectura (con razón, bueno, bonito y barato).

Para cenar seguimos la recomendación de la guía y fuimos a Chez Mama y nos encantó! Comida con inspiración francesa y khmer. Simplemente deliciosa.