Bromo

Indonesia • 22 de agosto de 2015

A las 3:30 nos subimos al jeep, pero tardamos bastante en salir porque los de la agencia habían contado mal y no habían calculado suficientes plazas para todos. Total, que hasta que llegó uno nuevo allí estuvimos parados, 6 turistas apretados en un mini jeep.

La subida se las traía. En la guía pone que se puede hacer el trayecto andando en unas dos horas, pero no acabamos de verlo. Suponemos que será por otra ruta, porque desde luego por donde íbamos era horrible. De noche, con un tráfico horrible de Jeep tras Jeep, primero a través de un arenal y luego una pendiente… vamos, que no recomendamos subir andando. Mejor pagarse los 6€ del coche.

Llegamos a la cima aún de noche con un cielo estrellado y hasta estrellas fugaces. Nos pusimos con los otros tropecientos mil guiris a esperar al amanecer, con nuestros forros polares, bufandas y gorros y la verdad, que a pesar de la masificación y el frío, mereció la pena. Las vistas son una pasada.

Bromo

A las 6 volvimos al coche, que nos dejó cerca de la base del Monte Bromo, al que subimos andando. SI quieres puedes subir a caballo hasta las escaleras finales, pero no parecía una experiencia especialmente “auténtica”. El cráter del Bromo impresiona, parece que la Tierra se ha enfadado… o que está indigesta (menudo olor a azufre).

A las 8 ya nos habían devuelto al hotel donde desayunamos y esperamos hasta las 9, cuando nos recogieron para llevarnos de vuelta a la oficina de Nirvana para llevarnos a Ijen.

La verdad es que estamos muy descontentos con Nirvana Tours, son unos cutres, así sin paliativos. Sólo te recogen el dinero, no explican nada, no justifican las tardanzas… muy poco serios. Nos tuvieron un montón de tiempo esperando para separarnos los que íbamos a Ijen de los que pasaban directamente a Bali. Cuando nos dieron las explicaciones de Ijen, tuvieron las narices de contarnos que íbamos a parar a comer en una playa blanca y que por la tarde cuando llegáramos al hotel podíamos visitar las plantaciones de café o las fuentes termales. Obviamente nada de eso iba a ser posible porque ya salíamos con muchísimo retraso y el viaje eran 5 horas (y en esta parte de Java anochece a las 17h)

El minibus que nos llevaba esta vez a Ijen era una lata vieja en la que no funcionaba ni el aire acondicionado, ni cerraba bien el maletero (casi perdemos una mochila por el camino). Nos pararon a comer en el sitio en que peor habíamos comido en Indonesia hasta el momento y llegamos muy tarde al hotel…

Del viaje lo que mereció la pena fue el paisaje, muy bonito, mucho cambio. Pasamos de arrozales, a palmerales y de ahí a montaña con bosque de hoja caduca. Nos vimos en un atasco provocado por unos desfiles… tenemos que investigar de qué iba la cosa.

El hotel. Catimor hotel. 47 reseñas como terrible en TripAdvisor, ganadas a pulso. El sitio es bonito, pero se ve que no lo han reformado en los últimos 70 años. Las camas incómodas, el baño da asco (aunque al menos tiene agua caliente, no como ayer) y se aprovechan de que hay pocos hoteles en la zona para cobrarte una barbaridad por un menú escaso y malo para cenar. NADA RECOMENDABLE.

Mañana nos avisarán a las 00:30 para empezar a la 1am el tour de la lava azul. Suena loco, pero seguro que merece la pena.