Kuta Lombok

Indonesia • 4 de septiembre de 2015

Después de tanto ejercicio hoy hemos tenido un día de relajación. Por la mañana hemos dado un paseo por Kuta, que no se parece en nada a lo que habíamos imaginado. Es un pueblecillo de indonesios que está empezando a darse cuenta de que tiene interés turístico, pero al que aún le queda mucho para ser un “destino turístico como tal”. Salvo la calle paralela a la playa, no hay nada que ver ni hacer. En esa calle hay varios warungs (restaurantes) y puestos de turismo donde alquilan scooters, tablas de surf u organizan tours a las Gili, al Rinjani o a las playas de la zona.

La playa de Kuta Lombok está bien, sin llegar a ser tan paradisiaca como sus vecinas. La arena es gruesa y el agua aunque es muy transparente y está a una temperatura estupenda, no invita tanto a bañarse por las algas. Aún así la playa es muy bonita y está completamente vacía. Increíble.

Coral

Para comer hemos ido al Warung Bule, un restaurante del ex chef del Novotel y nos ha encantado, en concreto el atún. Para la tarde, plan tranquilo: piscina y sol y de noche música en vivo en el hotel, muy buen ambiente para acabar un día tranquilo.