Fin de Lombok

Indonesia • 6 de septiembre de 2015

Nuestro último día en Lombok. Qué pena da que se acaben las vacaciones, especialmente en Lombok, que no estaba gustando mucho.

Aprovechamos la mañana para hacer maletas e ir a la playa. En vez de quedarnos en la de Kuta propiamente, seguimos un poco más adelante en dirección a la del Novotel, encontrando una pequeñita en la que sólo había unas americanas, con una charquita muy cómoda, sin olas y agua caliente.

Kuta

Para comer fuimos a repetir al Warung Bule. Esta vez el atún y el mahi-mahi, que cómo no, también estaba muy bueno. El resto de la tarde lo pasamos en la piscina del hotel, hasta que nos vinieron a buscar para llevarnos al aeropuerto.

El aeropuerto internacional de Lombok es una miniatura bastante liosa, no viene nada bien indicado. Aún así fue todo sin incidencias. Nos cambiaron la compañía de vuelo, de Lion Air a Batik Air, sin ningún tipo de aviso pero tampoco problema. Buena compañía, avión grande, asientos espaciosos todos con pantalla de televisión con películas…

En Jakarta cogimos un taxi al hotel. Acordamos precio fijo de 250000IDR. Para la próxima, esperar más tiempo, coger uno Blue Bird en vez de la compañía de taxis blancos que no usa taxímetro, nos hubiese salido más a cuenta.

El hotel en el que nos quedamos hoy está muy bien. Kosenda hotel, céntrico, cerca del Park Plaza y el monumento nacional. Por la noche nos dimos un mini paseo hasta los centros comerciales y nos sorprendió que la zona está muy animada para ser un domingo por la noche. Todo estupendo salvo las cucarachas gigantes que rodean los puestos de comida callejeros, del tamaño de media mano cada una de ellas.