Llegada a Faro

Portugal • 24 de marzo de 2016

Día largo de viaje hoy, mucho coche. Salida de Semana Santa y Faro está lejos de Madrid, así que simplemente era lo que tocaba.

En vez de ir por la A-5, como estaba bastante atascada, fuimos por las carreteras nacionales de Castilla la Mancha y Extremadura, hasta retomar la A-5 y luego coger la ruta de la plata (A-66). El camido elegido atraviesa la sierra de Guadalupe (montes de Toledo) y, aunque montañoso y lento, es bonito.

Pero no paramos hasta llegar a comer a Zafra, sitio que no conocíamos pero del que habíamos oído hablar. Íbamos a lo que íbamos: comer jamón. Misión cumplida, el jamón ibérico de bellota está muy bueno.

La ruta hasta Faro pasa por la provincia de Huelva cerca de Lepe. Yo quería conocer Lepe, porque como dice el chiste (uno de muchos), las fresas de Lepe son las mejores del mundo. Intenté comprar en una frutería, pero sólo tenían caja grande, así que no pudo ser. Siendo Jueves Santo, además, casi todo estaba cerrado. El pueblo en sí es grande, no muy bonito y con mucha inmigración, uno tiene cierta sensación de estar en Marruecos.

Lepe

Como vamos sin GPS encontrar el hotel podría haber sido difícil, pero llegamos a él casi directos y aparcamos justo en frente, todo un triunfo.

Para cenar hemos ido a uno de los mejores sitios según TripAdvisor (Tertulia Algarvia) y la verdad es que cenamos bien. Pulpo, bacalao y ensalada en raciones sorprendentemente grandes.